Dalái Lama Galería de Noticias

“¿Dónde está la moralidad?” Crítica del Dalái Lama hacia la política de David Cameron con China

Dalai_Lama_Critica_David_Cameron_Reunion

El lunes pasado el Dalai Lama estuvo en Londres y se encontró con su viejo amigo Jonathan Mirsky.
Hubo un tiempo en el que S.S. habría podido encontrarse también con el Primer Ministro británico, sin embargo, el panorama actual es diferente…

Tres años atrás Beijing se enfureció con David Cameron por haberse reunido con el Dalái Lama, y con indignación demandó que se disculpara por ello. Cameron entonces hizo lo que Beijing quería, y declaró en público que no tenía “planes” de reunirse con el Dalai Lama otra vez. 

the_spectator_portada

Portada de esta semana de “The Spectator”

Así era su hambre de acuerdos con China… Hambre que esta semana se demostró vergonzosamente a través del Canciller de la Hacienda del Reino Unido, George Osborne, quien se ha “arrodillado” de forma histórica ante China esta semana (por medio de diversas declaraciones), tratando de expiar aquella reunión que Cameron sostuvo con el Dalái lama años atrás (la que considera uno de los peores errores diplomáticos de Cameron).

Jonathan conoce al Dalai Lama desde hace 35 años, y le preguntó qué le habría dicho a David Cameron si el el Centro del Gobierno del Reino Unido no lo hubiera forzado a la marginación.

Su respuesta fue asombrosa: “Dinero, dinero, dinero. De eso es de lo que se trata. ¿Dónde está la moralidad?” como siempre, sus comentarios fueron breves, pero increíblemente poderosos.

Además, tiene toda la razón: Cameron ha adoptado una política exterior en la que el comercio está en primer lugar, lo que significa una vergonzosa persecución de contratos.

Las palabras del Dalai Lama deberían perseguir a Cameron. Es vergonzoso que él haya descartado otra reunión para calmar al Partido Comunista de China: nuestra política exterior no debería estar a la venta. La intervención del Dalai Lama es un lapsus poco común, ya que normalmente evita hacer críticas tan directas. Sin embargo, China está subiendo las apuestas en su guerra contra él, e impone penas cada vez más duras sobre cualquier líder occidental que le dé siquiera la hora del día.
Los académicos han identificado un “efecto Dalai Lama” que muestra cómo China reduce las exportaciones a los países que lo reciben. Beijing usa su comercio como una herramienta de política exterior, y parece disfrutar teniendo a gente como George Osborne bailando como marionetas. Esta semana, el canciller dijo incluso que Gran Bretaña tendrá plantas nucleares civiles chinas… ¿por qué? Los chinos no son famosos por su destreza en esta área, razón por la que sólo países como Paquistán y Rumania han comprado sus misiles.

El Dalai Lama enfatizó en la entrevista que él no tiene discrepancias con el público británico. Ellos son un “pueblo moral”, dijo:

“más que los estadounidenses. Pero lo que me gustaría decirle al Sr. Cameron y al presidente Xi es que los chinos son un gran pueblo, lo han sido por miles de años, pero podrían aprender algo de los tibetanos, quienes saben que hay algo más en la vida que las cosas materiales.”

Una vez, Gran Bretaña tuvo una política exterior que sabía que la diplomacia era más que el dinero. Sólo cuando el Dalai Lama se reúna otra vez con el Primer Ministro británico sabremos que el Gobierno del Reino Unido ha redescubierto este punto fundamental.

>> Foto Principal: Reunión de Cameron con el Dalai Lama en 2013

Artículo de Fraser Nelson / Noticia original: The Spectator (23 de septiembre, 2015)
Traducción: Tibet Patria Libre / Edición: Amigos del Tíbet – Chile